25 de junio de 2010

A un año de la muerte de Michael Jackson

El 25 de junio de 2009, Michael Jackson murió a los 50 años producto de una sobredosis de sedantes, fundamentalmente el poderoso propofol.



El fallecimiento de la estrella estadounidense del pop desencadenó diversas manifestaciones de dolor entre sus fanáticos en todo el mundo.



Posteriormente el doctor del cantante, Conrad Murray, fue acusado de homicidio involuntario.



BBC Mundo presenta un resumen de los temas más destacados que han rodeado la muerte del llamado "rey del pop".



El doctor Conrad Murray
En los meses previos a su muerte, Michael Jackson contrató al doctor Conrad Murray, un cardiólogo que ejerce la profesión en las ciudades de Las Vegas y Houston, como su médico de cabecera.



Murray se encontraba con el cantante el día de su fallecimiento, pero el médico siempre ha sostenido que nada de lo que él hizo provocó el deceso de Jackson.
El 8 de febrero de 2010, Murray apareció ante un tribunal de Los Ángeles y se declaró inocente tras ser acusado de homicidio involuntario.



Desde entonces ha comparecido dos veces ante la justicia y se encuentra bajo libertad condicional, luego de pagar una fianza de US$75.000.



Actualmente, Murray puede seguir ejerciendo la medicina, siempre y cuando no administre a sus pacientes sedantes poderosos como el propofol.



El médico declarará nuevamente ante un tribunal el 23 de agosto, cuando se espera que el juez Michael Pastor fije una fecha para una audiencia preliminar, la cual debe realizarse en un máximo de 60 días a partir de la comparecencia.



No es posible establecer una fecha para el juicio hasta tanto este proceso legal llegue a su fin y Pastor haya tenido la oportunidad de estudiar todas las evidencias.



De ser hallado culpable, Murray podría ser condenado a cuatro años de prisión.



La sucesión de Jackson
Al igual que el cantante Elvis Presley, Jackson se mantiene después de su muerte como un poderoso producto de comercialización.



Según estimaciones de la revista especializada en música Billboard, los sucesores del cantante obtuvieron ganancias de más de US$1.000 millones desde su muerte.
La publicación precisa que las ventas de sus álbumes han generado unos US$383 millones y que los ingresos por la película "This Is It" ascendieron a cerca de US$400 millones.



A pesar de que nunca se llevaron a cabo, los conciertos de la gira "This Is It" también demostraron ser inmensamente rentables.



Muchos fanáticos conservaron sus entradas como recuerdo en vez de pedir un reembolso. Todo esto generó aproximadamente US$6,5 millones, monto que deberá ser compartido con la empresa promotora del espectáculo, AEG.



La sucesión de Jackson también obtuvo mucho dinero por las ventas de DVDs, descargas por internet y derechos de autor.



La semana pasada se informó que su familia acordó asumir el pago de la cuenta del funeral de Jackson realizado en Los Ángeles. Un total de US$1,3 millones serán destinados a la Ciudad de Los Ángeles y a la organización sin fines de lucro LA Police Foundation.





Yami
Fuente: BBC Mundo